Informes Especiales

Alejandro Ordóñez Maldonado: “La terna de uno”

Diseñada por Stíver P. bajo el seudónimo de Bickle


Desde febrero de este año el Procurador General de la Nación Alejandro Ordóñez Maldonado hizo públicas sus intenciones de continuar en el cargo. Lo confirmó en una entrevista exclusiva para La F.M. en la que afirmó haber consultado con el presidente Juan Manuel Santos y con varios Magistrados de la Corte Suprema de Justicia sobre su deseo de ser reelegido para cuatro años más al frente del Ministerio Público.

De tres posibilidades que tenía Alejandro Ordóñez de ser nominado para conformar la terna necesaria para la elección en el Senado, se concretó primero la de la Sala Plena de la Corte Suprema de Justicia. Este organismo lo postuló como su candidato el 30 de agosto en una sesión discutida por dos razones: una por no permitir que la elección se realizara luego de una audiencia pública en donde participaran otras personas interesadas en el cargo; y, otra, por los impedimentos por conflicto de intereses de tres Magistrados que fueron desestimados.

La Sala Plena de la Corte Suprema de Justicia, sin tener claras las pautas para la elección del candidato, adelantó los procesos y en la misma sesión del 30 de agosto se declaró en sesión permanente y votó a favor de realizar la elección ese mismo día.

Los magistrados María del Rosario González Muñoz, Arturo Solarte Rodríguez y Jesús Vall de Rutén Ruiz, fueron los únicos que se opusieron. Consideraron que lo ideal era publicar en la página de la Corporación la fecha y la hora de la elección para que los interesados se postularan y garantizar “los principios de publicidad y transparencia”, según el acta de la sesión.

A pesar de las sugerencias de posponer la elección, fijar las pautas y realizar una audiencia pública, la sesión continuó. Lo resaltable en esa sesión: los impedimentos de tres magistrados que, según el artículo 40 de la Ley 734 de 2002, basado en el artículo 126 de la Constitución Política de Colombia, establece: “conflicto de intereses. Todo servidor público deberá declararse impedido para actuar en un asunto cuando tenga interés particular y directo en su regulación, gestión, control o decisión, o lo tuviere su cónyuge, compañero o compañera permanente, o algunos de sus parientes dentro del cuarto grado de consanguinidad, segundo de afinidad o primero civil, o su socio o socios de hecho o de derecho.”

Bajo estas condiciones se declararon impedidos los magistrados Ruth Marina Díaz Rueda, Javier Zapata Ortiz y Jorge Mauricio Burgos Ruiz. La primera reconocía como principal causa la cercana amistad con Alejandro Ordóñez. Los otros dos magistrados reconocieron que en la Procuraduría trabajan familiares dentro del cuarto grado de consanguinidad. La aceptación de estos impedimentos, la ausencia por enfermedad de José Leonidas Bustos Martínez y el retiro autorizado de Margarita Cabello Blanco, hubiese ocasionado que 14 de 19 Magistrados pudieran votar.

Sin embargo, para continuar con la elección era necesaria la negación de los impedimentos, pues solo es posible la elección del ternado con una votación igual o superior a 16 votos. Se puso a consideración, entonces, la negación de los impedimentos. Luego del “debate” se consideró, como lo muestra el acta de la sesión, que “…la elección de candidatos a ternas, constituye solo una parte del acto jurídico complejo que se perfecciona con la elección de uno de los ternados, y que la elección, en el caso del Procurador General de la Nación, le ha sido deferida al Senado de la República.”

La aceptación de los impedimentos fue aprobada por dos magistrados: Arturo Solarte Rodríguez y Jesús Vall de Rutén Ruiz. La rechazaron los 12 Magistrados restantes. De esta forma los tres Magistrados impedidos pudieron participar en la elección de Ordóñez. El magistrado Solarte Rodríguez insistió en las inconsistencias del proceso, pues los impedimentos ya habían sido aceptados por la Corte en otra ocasión, cuando se dieron a conocer asuntos disciplinarios del Procurador, y esta vez no lo hacía, cuando se trata de elegirlo.

Con todo este debate, y con el precedente similar sobre la reelección de Edgardo Maya en el 2004, cuando se aceptaron los impedimentos a cuatro Magistrados por conflicto de intereses, esta vez, extrañamente, no se aplicó la misma doctrina.

Alejandro Ordóñez fue el único candidato luego de que, incluso el presidente de la Corporación, le permitiera a las salas especializadas deliberar para traer a plenaria los nombres de los candidatos. Con un total de 17 votos sobre 17 posibles, quedó como candidato de la Corte para componer la terna y, eventualmente, ser reelegido como Procurador General de la Nación el 27 de noviembre en el Senado de la República.

Como sucedió hace cuatro años en el gobierno de Álvaro Uribe, Ordóñez cuenta con notable ventaja sobre los otros ternados: el candidato del Consejo de Estado, Orlando Suárez, fue elegido por audiencia pública el 25 de septiembre; y la candidata del presidente Juan Manuel Santos, María Mercedes López, fue dada a conocer de forma oficial el 31 de octubre, casi dos meses después de la elección de Alejandro Ordóñez. Por eso, muchos hablan de la famosa “terna de uno”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s