Cine

La vida inercial de Ed Crane, una historia entre luces y sombras

The man who wasn´t there

Construida completamente alrededor de su protagonista -el silencioso, parco y resignado Ed Crane (Billy Bob Thornton)-, The man who wasn’t there (2001) es una de esas películas de Joel Coen y Ethan Coen que no conoce límites entre géneros y que deja más que reconocible la marca de agua que estos dos hermanos le imprimen a sus producciones: ingenio, originalidad, independencia y calidad técnica.

Es conocido que su cine es muy sugerente. La idea de tomar a un hombre común y corriente -barbero porque la vida lo quiso así-, para reflejar al hombre moderno, aquel que es “culpable de vivir en un mundo que no tiene lugar para él”, como lo reseñó en su defensa el prestigioso abogado Freddy Riedenschneider (Tony Shalhoub), expresa el universo intelectual que los Coen pretenden entregar en sus películas, en las cuales las respuestas parecen ausentes para darle paso a las dudas y a las preguntas, como queda perfectamente ejemplificado en esta cinta.

Al terminar de verla por primera vez era incapaz de responderme dónde sí estuvo el lacónico Ed. Crane y dónde no, como lo sugiere el título de la película. Una segunda mirada, provista de mayor reflexión, no arrojó grandes respuestas, pero sí me permitió ver a un Ed que a pesar de su resignación y hastío aparente con la vida -demostrados magistralmente por Thornton en la imperturbabilidad de sus gestos y en la inexpresividad de su voz-, quería dejar de ser ese fantasma perdido en el universo, que no veía a nadie y a quien nadie veía; por eso vio como una oportunidad la que le ofrecía el negocio de Lavado en Seco que le propuso el embaucador Creighton Tolliver (Jon Polito), la posibilidad de “recomenzar” después del juicio de su esposa Doris (Frances McDormand) y finalmente, la necesidad de que algo le saliera bien enseñándole al mundo el “inmenso” talento de la que representó para él su “calma”, Birdy (Scarlett Johansson). Pero todo se estropea de manera trágica, para dejarle claro a Ed que su lugar en el mundo es el del barbero resignado que sólo tendrá que arrepentirse de haberlo sido.

Este par de hermanos emprende una búsqueda tal de originalidad en sus películas, que lograron que los críticos hablen de la inexistencia de barreras entre géneros en sus producciones. Es así como en The man who wasn’t there logran ubicarse en plenos años cincuenta, en medio del auge del cine negro, valiéndose de una expresionista fotografía en blanco y negro, que resulta ser el mejor complemento para el silencioso personaje principal que “vive” una vida entre luces y sombras.

Así como su personaje, la trama se desarrolla lentamente, los hechos increíbles no logran generar grandes alteraciones –como lo refleja la voz en off plana de Ed-. La historia de la indescifrable Ann Nirdlinger Brewster (Katherine Borowitz), esposa del asesinado Big Dave (James Gandolfini) sobre la aparición de un platillo volador y unas criaturas que se lo llevan por un momento, resulta desconcertante, al igual que el sueño que tuvo Ed de este mismo tipo antes de ser ejecutado en la silla eléctrica. Pero en lugar de ver lo anterior como un desfase en el guión, prefiero entender que es una de las estrategias de estos hermanos que reflejan a plenitud lo que es su cine de autor.

Más allá de la historia, si algo pude disfrutar de la película es la fotografía y las artes. El vestuario y la decoración de los ambientes están tan bien cuidados que perfectamente puede creerse que la grabación de esta cinta se llevó a cabo en los cincuenta. Y para dar cuenta de lo buena que considero que es la fotografía, podría asegurar que nunca antes le había sacado tanto gusto a una película hecha en blanco y negro. La personalidad introvertida de Ed y la trama de engaños y traiciones que encierran los demás personajes y que terminan envolviéndolo, justificó a la perfección ese juego de luces y sombras que para mí hacen destacable esta obra.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s