Cine

This is England, el retrato de una realidad que “sacude”

This is England

Valiéndose magistralmente de la estructura dramática clásica, de un guión sencillo pero bien elaborado, de la sorprendente actuación del debutante protagonista Thomas Turgoose encarnando el papel del pequeño Shaun, y de una destacable fotografía y una excelente ambientación que se compenetraron perfectamente con impresionantes imágenes de archivo, This is England, resulta ser una película impactante, que logra meritoriamente sacudir al espectador mediante el reflejo de la realidad de la Inglaterra de los años ochenta: liderada por la Dama de Hierro, inestable por la “injustificada” Guerra de las Malvinas y diversa y radical por la presencia de múltiples subculturas juveniles, como los Mods y los Skinheads.

Shane Meadows, guionista y director de This is England, demostró que es un cineasta prometedor. Más allá de hablar de cine inglés o no, es preciso destacar que ésta es una cinta universal, debido al abordaje de la problemática de los nacionalismos desde una perspectiva madura, intensa y realista que, aunque enmarcada en la Inglaterra de los ochentas, se vivió y se continúa viviendo en muchos países del mundo. Por eso la película resulta siendo, de principio a fin, una clara confrontación al espectador: las impactantes imágenes de archivo que acompañan los créditos del inicio, le otorgan ese tono documental a la cinta que ubica en un contexto preciso al público diciéndole “esto fue real”, y la secuencia final que recuerda la famosa escena que consagró Truffaut en Los 400 golpes, es un claro reclamo del pequeño Shaun a aquella sociedad pasiva que está detrás de la pantalla.

Las imágenes “viejas” de murales llenos de graffittis, de la importante e inevitable presencia de Margarte Thatcher para la vida británica, del esperado “matrimonio real”, de la rebeldía juvenil, de la convulsión social, de los Skinheads, de los constantes ataques a los “extranjeros” y de los soldados ingleses en la guerra; sumadas a las primeras escenas del solitario, huérfano, abusado y vulnerable Shaun, integran una muy buena presentación de esta cinta, que en los primeros minutos le brinda al espectador la esencia de la historia y lo introduce en la vida inglesa de los ochenta y del pequeño protagonista Shaun, fundamental para hacer mucho más dura y punzante esta cinta.
A la buena presentación anteriormente reseñada, es importante sumarle el papel que juegan la fotografía y las artes dentro de esta película; los tonos pasteles, las imágenes “granuladas”, y el cuidado de los detalles en el vestuario de los personajes, las locaciones y la utilería –como la venta de productos propios de la época en la tienda del barrio de Shaun-, logran que las escenas complementen muy bien las estratégicas imágenes de archivo empleadas, transportando al público a la convulsa Inglaterra de los Skinheads.

This is England es una cinta “esperanzadora”, que sirve de ejemplo para ilustrar que hay posibilidades más allá del hostigante “reencauche” y que el cine inglés tiene mucho por contar. La emoción es una constante durante las casi dos horas que dura la película. Con facilidad podemos pasar de la risa que causa “el vandalismo menor” de los “cabezas rapados” que sólo buscan identidad y diversión, a la tensión y el drama que causa el radicalismo de Skinheads racistas y nacionalistas, como el papel del ex convicto Combo, que encarna sobresalientemente el actor Stephen Graham.

Obedeciendo a esa estructura dramática clásica destacada al inicio, es importante resaltar cómo desde el guión –con diálogos precisos y persuasivos de los personajes- la vida del pequeño Shaun enfrenta un giro importante al conocer a Woody (Joseph Gilgun) y a su banda, que lo alejan de la soledad en que vivía para ofrecerle una vida de amigos, fiestas, “noviazgo”, diversión, cabezas rapadas, botas Doc. Marten y camisas Ben Sherman.

Además de la ausencia de una figura de autoridad para Shaun, con la dolorosa y crucial muerte de su padre en la Guerra de las Malvinas, es evidente que la presencia de su madre “brilla por su ausencia”. Estas circunstancias se conjugan perfectamente para entender la decisión que toma Shaun en el clímax de la película –esa tensa escena en la que Combo intenta con su discurso persuadirlos para que se unan a él y emprendan la verdadera guerra que hay en las calles, por la recuperación de la nación que les han arrebatado-.

Unirse a Combo para lograr que la muerte de su padre tenga sentido es una determinación que marca un giro muy grande en la vida del protagonista. La compasión que inspiraba el pequeño en las primeras escenas cuando era “burlado” por los demás varias veces al día, se convierte en una sensación amarga al verlo insultando a tres niños paquistaníes o robando en la tienda de un “paki bastardo” como termina llamándolo. Si no fuera por lo influenciables que son los niños a esa edad y por el antecedente de su padre muerto en la guerra, podría asegurar que el tiempo interno de la película no concuerda con la psicología del personaje, porque el giro en la vida de Shaun es completo y sorprendente en muy poco tiempo, pero ambos aspectos –inocencia y pretender que su padre fallecido se sienta orgulloso de él- justifican muy bien la lealtad que Shaun decide manifestarle al radical Combo.

Pero la vida de adultos que no se creían “racistas, sino realistas”, “no nazis sino nacionalistas”, es una realidad muy dura y fuerte que claramente no tiene lugar para un niño de apenas 12 años. La intensa y desgarradora escena de Combo agrediendo a Milki porque a diferencia de él y siendo negro nunca le faltó nada, es el detonante que necesita Shaun para entender que su papel en el mundo no está allí. Por eso el final de la cinta -apologético al desenlace de Los 400 golpes- deja ese mismo desencanto y sin sabor que en los sesentas transmitió la mirada de Antoine Doinel y que medio siglo después transmitiría Shaun.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s